Canelo recuerda mi gusto por el “BAX”

Este sábado Saúl “El Canelo” Álvarez dio un espectáculo que ya tenía un buen rato que no daba, bueno, el knockout que le propino en el sexto asalto al británico Amir Khan el pasado 7 de Mayo de este año fue brutal pero hay que aceptar el hecho de que no era rival para El Canelo según mi humilde juicio, los expertos probablemente difieran a mi comentario, pues argumentarán que ha tenido buenas peleas las cuales ha ganado por decisión o conseguido knockouts técnicos que han tenido sus momentos intensos; por supuesto que no discuto las victorias que ha conseguido el Canelo, ni la  gran carrera que ha construido con 47 victorias, un empate y solo una derrota a manos de Mayweather o mejor dicho sus puños y por ende es hoy por hoy el referente máximo mexicano y no sólo lo digo yo, su nombre ya se respeta en el mundo del boxeo.

A lo que me refiero es más que nada a que en esta ocasión se combinaron elementos que hicieron de este espectáculo una noche completa, esa que no se puede reflejar en números, esa que con cada guadañaso que llega a impactar el contrario lo siente hasta en el alma, esa en la que se llegan a momentos de intercambios de golpes al viejo estilo de toma y daca cayendo en momentos llaneros, pero que al mismo tiempo se aprecia  técnica y estilo, esa que hace levantarte de tu asiento (aunque se este viendo por pantalla y no en vivo, (aunque se este viendo por señal diferida y no en su momento 😦 )), esa en la que los nombres de los que se están reconstruyendo los rostros en el ring son nombres grandes y de buenos pesos, esa en la que la pelea no termina en el primer round pues el oponente como se dice en México “mete los manos” y me permite disfrutar más de una cerveza, pero sobre todo, esa que trae como buen pastel su cerecita y termina como cualquier fan de este deporte ansía, con un knockout.

A decir verdad y ahora que lo pienso, tenía rato que no veía un buen agarrón, esta pelea vino con todo el paquete o al menos con los elementos que en lo personal me emocionan, pues es una realidad que no siempre se dan, hay ocasiones en que se anuncian peleas con bombo y platillo debido a que en la Cartelera están los nombres de dos grandes pugilistas y la propaganda se maneja de manera tan intensa que hacen que a meses de que llegue esa justa ya se desee ver ese intercambio de madr… golpes,  pero cuando por fin se llega, pasa sin pena ni gloria, bueno, con pena para uno de los dos, pero no con mucha gloria para ninguno, o al menos la que se estima,  un claro ejemplo  fue la de Mayweather vs Pacquiao celebrada el día de mi cumpleaños en el 2015 en la cual nos congregamos amigos esperando ver un gran espectáculo y lo más memorable del momento fueron las hamburguesas de mi esposa las cuales salvaron la noche.

En otros casos me he topado con peleas sin tanto renombre y que de no esperarse mucho de ellas si no es que nada, terminan siendo agarrones épicos; en lo personal termino agradeciendo la coincidencia; sin embargo al tratarse de boxeadores en ascenso o de un prestigio limitado por la poca promoción que tienen, hace que se subestime la pelea y no se valore como lo que es, quedando en un previo emocionante o una pelea con “la que me tope” que es contada por los que si la vieron o recomendada para ver su repetición en youtube, si es que se recuerdan los nombres, como esa que se dió entre el Chocolatito vs mmmm ya se me olvidó.

Aún con todo lo visto, bebido, comido y gritado esta noche sigo esperando un encuentro nivel Julio César Chavez vs Héctor el “Macho Camacho” o Julio César Chávez vs Roger Mayweather  (Padre de Floyd y en ese entonces llamado asesino de mexicanos) la cual le puedo agregar el plus de que fue la primera pelea de box que vi y además fue al lado mi padre en 1989 o mejor aún la de Julio Cesar Chavez vs. Meldricj Taylor en 1990 con final repentino, dramático y controversial, o tal vez esta de Erik Morales vs Marco Antonio Barreras en el 2000, o que me dicen de la de Diego Corrales vs José Luis Castillo en el 2005 donde Corrales cayo dos veces y después de la segunda caída deliberadamente escupió su protector bocal para ganar 30 segundos de respiro y a la postre ganó por el knockout técnico o tal vez la serie Pacquiao vs Márquez I, II, III y IV siendo esta última la más recordada por la forma en que Márquez mando a besar lona al “Pacman”.

Liam Smith fue la víctima en esta ocasión y le fue arrebatado su campeonato; como intercambio de obsequios el Mexicano le regala esta noche unos ganchos que el británico recordará por un buen rato, por su parte El Canelo se perfila para convertirse en una leyenda pero que para llegar a eso necesita derrotar a los grandes, el más sonado hasta el momento se llama Gennadi Golovkin, espero que termine por pactarse esta pelea pues ya huele a una gran pelea, ¿nivel histórica?, ya se verá, por el momento la deseo ver Ya, inicia la espera.

1-CaneloSmith_Hoganphotos4.jpg

 

 

 

Anuncios

Acerca de kikestark

Comiquero, matemático, netbloguero, cinéfilo, adicto a la tecnología,música electrónica, jazz,heavy y alternativa, juegos de PC,revistas,literatura histórica, cervezas,vinos, deportes en general y ladys.
Esta entrada fue publicada en kikestark. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s