Empatía por el 9-11, NFL y algo más

Llegó nuevamente la NFL y a título personal puedo decir que llegó la mejor época del año, lunes y jueves por la noche y domingos de medio día hasta nueve de la noche para ver literalmente deporte que emula todo un ajedrez humano, usted me refutará que eso existe en todos los deportes pero el fútbol americano te da esas pausas entre avances que hace que admiremos como se replantean esquemas, como se ejecutan esas jugadas de pizarrón y cómo procesan la presión los ejecutantes al tratar de realizar dichas jugadas, esto y mucho más hacen de este deporte la excusa perfecta para que me desconecte mentalmente de esos ecos que se quedan sonando en mi cerebro originados por el trabajo laboral o situaciones sociales que me afectan en mayor o menor medida, directa o indirectamente y por que no decirlo uno que otro pequeño detalle hogareño, jamás originado por mi esposa, por supuesto ;).

Por caprichos del destino en este primer domingo de la temporada 16-17 cayó en un 11 de Septiembre, por lo que a mi mente llegó lo ocurrido en el 2001, año en que el NY fue víctima de los atentados terroristas suicidas por la red yihadista Al Qaeda hacia las torres gemelas; recuerdos como el lugar donde estaba, lo que estaba haciendo, la música que estaba sonando cuando escuché la noticia, en fin, un tema que hoy resultó solo en uno de conversación en la mesa pero que hace quince años fue uno que puso al mundo en una preocupación latente, pues habían hecho ver vulnerable al país élite, al llamado “policía internacional, mandamás de la cuadra etc. etc. etc.”, y con ese golpe marcaron la forma de interacción de los futuros conflictos internacionales, (ahora actuales);  ya no habría finales felices, el atrapar al malo ya no termina con el cuento, pues no se trata de una persona, se trata de una ideología y como diría Ludwig Von Mises “Nadie puede escapar a la influencia de una ideología dominante” y si se trata de una religiosa hablamos de un cuadro  Dantesco sin límites ni fronteras, basta con recordar lo sucedido en los metros de España, Rusia e Inglaterra en la década pasada y recientemente en las calles de París Francia, todos ellos carentes de humanidad.

Pero regresando al tema del recuerdo, el 11-S fue un momento que en lo personal despertó sentimientos encontrados, por un lado me sentía privilegiado por ver un acontecimiento que era sin duda un hecho histórico, por el otro me invadía una especie de escalofrío de estar presenciando una especie de reality show de mal gusto, si bien este tipo de notas no te generan una cicatriz emocional a nivel de un rompimiento  amoroso o de un accidente automovilístico, si es uno de esos que te mueve el piso por ponerte en los zapatos ajenos e intuir lo que se vivía en ese punto geográfico,  a mi mente llegaban preguntas de ¿Qué hacían las personas que aún se encontraban con vida en esos edificios? ¿Qué opciones tenían? de las que se encontraban en los alrededores  ¿Qué impacto visual resultaba estar por aquellas calles cercanas?, ¿Cómo marcó a todos aquellos que ayudaron o trataron de hacerlo?, supongo que aquel que presuma de llamarse humano este tipo de cosas le genera un poco de empatía, no importando el grado del problema, no importando que no ocurra en tu vecindario, ni en tu país, ya no digamos lo que sí ocurre en él, no soy malenchista por supuesto que me asquea el caso Ayotzinapa, la inseguridad, caída del peso mexicano, subida del precio de la energía,  corrupción en todas los escalones sociales, mandatarios estúpidos, Javier Duarte, Peña Nieto, por supuesto más inseguridad y más de Duarte y más de Peña,  entre desvíos de recursos de uno y las malas decisiones de otro no queda más que aprender que con maldad y estupidez (de acuerdo a lo expuesto por Jesús Silva Herzog) aún existen reyes.

En fin, hoy es un día en el que me dejo absorber de lo que NFL me ofrece, de un deporte que es lo más cercano a la guerra, pero que en esta sí existen finales felices y no existen reyes, por supuesto que los héroes tendrán repercusiones futuras por su batalla en el campo y también yo por la acumulación de cebada pero en este 9/11/16 las batallas serán disfrutadas.

Anuncios

Acerca de kikestark

Comiquero, matemático, netbloguero, cinéfilo, adicto a la tecnología,música electrónica, jazz, heavy y alternativa, juegos de PC, revistas, literatura histórica, cervezas,vinos, deportes en general.
Esta entrada fue publicada en Impacto Social, Inseguridad, kikestark, Opinión de un simple mortal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s